HECHOS HISTORICOS RELEVANTES, (6)

¿Porqué el Emperador Carlos V mantuvo prisionero al Papa Clemente VII en el Cautiverio mas largo de la Historia?.

Al final de la Segunda Guerra Franco Española, que mantuvo Carlos V contra los miembros de la Liga Clementina (formada por el Papa Clemente VII, el Rey Francisco I de Francia, su aliado el Sultan Turco Solimán el Magnífico, con Milán, Florencia, y Venecia), se produce la invasión de Italia por las tropas imperiales.

Durante la toma de Roma, día 06-05-1527 se cometió por las tropas imperiales el lamentable Saqueo de la ciudad, con el pillaje, secuestros, y violaciones (cuyas circustancias se trataron ampliamente en Hechos históricos relevantes, (5)). Estos sucesos fueron motivados por la la rebelión de los soldados, especialmente los landscanetes luteranos, sin control ni mando por la muerte de su jefe el Condestable de Borbón.

Solamente fueron respetados los Palacios de los Colonna, partidarios del emperador, enemigos de los Médicis y del Papa, y todas las Iglesias de advocación española.

La Ciudad del Vaticano fué asaltada, despues de la muerte de la casi totalidad de los Guardias Suizos. El Sumo Pontífice esperaba que habría una negociación previa con los imperiales que evitara el asalto, pero este se produjo por sorpresa y el Papa Clemente tuvo que abandonar la capilla en la que estaba en oración para huir apresuradamente por el pasadizo secreto, ” Il paseto di Borgo”, que une el Vaticano con el Castillo de Sant`Angelo.

Consciente de que peligraba su vida si era reconocido, el Papa Clemente VII cubrió sus blancos ropajes papales con una capa púrpura de un Cardenal, al recorrer el último tramo descubierto del pasadizo. Nada le hacía suponer que lo que debía ser una reclusión voluntaria y pasajera, se mantendría de forma forzosa y durante largos meses.

El 6 de Junio de 2027, un mes depués de la entrada en Roma de los Imperiales, el Papa transigió en la negociación. Levantó la excomunión de los responsables del Saqueo, entregó 400.000 ducados, y cedió las plazas de Ostia, Módena, Civitavechia y Parma. A pesar de todo no fué liberado. De hecho durante el verano se produjo una epidemia de peste, como consecuencia de los numerosos cadáveres sin enterrar, lo que obligó a un aislamiento mas prolongado.

La liberación del Pontífice fué negociada con el Emperador. Se consiguió en Diciembre de 1927, actuando como mediador el secretario de Carlos V, el futuro Cardenal Quiñones. El Papa Clemente se retiró a Orvieto pero no se atrevió a regresar a Roma hasta después de firmar la paz con el emperador en el Tratado de Barcelona en Diciembre de 1529.

El escándalo del Saco de Roma cometido por las tropas imperiales se había atenuado al conocerse las circunstancias que lo habían producido. El Papa ejerciendo el Poder Temporal, estaba en guerra con el emperador Carlos V, por posesiones territoriales y por conseguir la hegemonía en el Mediterráneo. El Pontífice, olvidando su Poder Espiritual no tuvo escrúpulos en aliarse con el infiel turco, Soliman el Magnífico contra el defensor de la Cristindad, el emperador Carlos V. Con esta provocación, el Papa, se exponía a ser hecho prisionero como cualquier otro dirigente enemigo. Francisco I lo fué en la primera guerra Franco Española, y Clemente VII en la segunda.

Para la Europa Protestante, según aseguraba Lutero, El Emperador del Sacro Imperio, Carlos V, era “El Soldado de Cristo”, mientras que el Papa Clemente VII era el “El Anticristo”.

Alonso Valdés, secretario
Kjjjkkj.jkkjka del emperador Carlos V, hizo una excelente campaña mediática, en la que defendía el ataque a Roma ya que las Tropas Imperiales fueron el instrumento divino para castigar a la corrupta Roma, la Nueva Babilonia.

Cuando semanas después del Saqueo, el emperador Carlos V, que estaba en España por el nacimiento de su heredero, fué informado de los hechos, suspendió los festejos, guardó luto por los muertos, e incuso pidió formalmente disculpas, pero jamás mostró arrepentimiento, ya que el emperador, aunque ordenó la invasión de Italia, nunca se sintió resposable de los excesos que después se cometieron en el saqueo.

De hecho Carlos V no fué excomulgado, porque en el tratado del 6 de Junio, el Papa levantó las excomuniones, y que además en el caso del emperador la bula de excomunión debería entregarla, según protocolo, personalmente un Cardenal. Leyendas injustificadas afirman que ningún Cardenal pudo acercarse al entorno del emperador, porque, aunque lo hubiesen intentado, lo habrían pagado con su vida.

Clemente VII, no volvió a enfrentarse al Emperador, y sólo dos años después, en 1529, tuvo que pasar por el mal trago de coronar Emperador a Carlos V en Bolonia, como ya lo había sido en Aquisgran diez años antes (1519). Incluso fue recibido expectacularmente en Roma, Caput Mundi, tres años en 1532, después por el Papa Pablo III, bajo grandes arcos triunfales.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: