Inicio > FILOSOFIA, RELIGION > Animar

Animar

Animar, es decir, impulsar el ánima (el alma), dar aliento al ánimo, reforzar el alma.

El cuerpo sin alma no es nada, el alma sin cuerpo lo es todo.

El cuerpo sin alma no sólo es inerte, es inane, incapaz de nada, pasto de los buitres sobre la tierra y de los gusanos bajo ella.

Mirar hacia atrás, aprendiendo de los errores del pasado, sufridos en el presente para no volverlos a cometer en el futuro, esos errores que tanto sufrimiento han producido y que debemos mirar con compasión por el daño causado. Qué distinto sería mi proceder si pudiera, con la ayuda de Dios, tener una segunda oportunidad y actuar correctamente, cuánto alivio en mi alma sentiría, Dios mío, my God, mon Dieu, no ya sólo cordialmente, sino también visceralmente, es decir entrañablemente, desde los adentros, con cuerpo y alma.

Cuánto sosiego, calma y paz sentiríamos de poder no sólo corregir el posible daño sino el evitar ese sufrimiento inevitable y lógico, en la conciencia de una persona bien nacida.

Cuánto sufrimiento se puede aliviar dando lo que nos sobra y malgastamos inútil y estúpidamente.

Con alma, corazón y vida exterior e interior, se da todo, pues ¿para qué quedarse con nada?, aunque sea bueno hay que darlo altruistamente.

Frente a las promesas políticas del pasado, incumplidas en el presente, e imposibles de cumplir en el futuro, como algunos jóvenes políticos emergentes prometen actualmente.

España en serio, pero no enfadada porque la herencia hispana se haya corrompido desde el peronismo al castrismo y lo que es peor, al chavismo. De la España olvidada y despreciada internacionalmente y de la España de Zapatero a la España de Rajoy, ejemplo y lección de cómo se analiza, cómo se afronta y se vence una crisis, reconocido allí, internacionalmente y que no reconocen aquí algunos inútiles que ciega e intencionadamente intentan palidecer los méritos patrios. Desalmados que no contentos con su propia amargura intentan contagiar y causar dolor a sus compatriotas.

Anuncios
Categorías:FILOSOFIA, RELIGION
  1. Paloma
    17 diciembre 2015 en 16:44

    Pero qué preciosa entrada!, qué profunda y que cierto es todo lo que dices en ella. No puedo estar más de acuerdo contigo. Estoy plenamente convencida de que, aunque la mayoría de la gente estará también de acuerdo, no solemos poner en práctica lo que comentas, aunque sepamos que es cierto no aprendemos de los errores y “tropezamos siempre de nuevo en la misma piedra”. Ojalá lo pusiéramos más en práctica (yo la primera) y aunque cometiéramos un error pudiéramos reflexionar y no volver a cometerlo una segunda vez, ya que enmendar el daño ya hecho es más complicado. Un abrazo, Te quiero papá!

  2. Arturo
    19 enero 2016 en 0:51

    Mis condolencias a toda la familia. Se nos ha ido un gran hombre. D. E. P.

    • 16 febrero 2016 en 11:25

      Muchas gracias por tu mensaje. Cierto es que es digno de admiración su coraje en estos ultimos cinco años. Le echamos muchísimo de menos toda la familia. Paloma

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: